La glutamina es uno de las aminoácidos más abundantes de toda nuestra economía. Se trata de un aminoácido no esencial, pero fundamental en múltiples procesos de nuestro metabolismo. 

No obstante no sea esencial, es decir, el organismo es capaz de sintetizarlo a partir de otros aminoácidos, en la actualidad se recomienda su aporte extra en forma de complementos. Sobre todo, en circunstancias como las alteraciones del tubo digestivo, como aporte en el requerimiento energético de alta intensidad o incluso en situaciones de hospitalización. En este último caso ha demostrado ser útil para reducir el tiempo de hospitalización.

¿Sabes por qué la glutamina se considera muy importante para la salud? A continuación te explicamos sus funciones y en cuáles casos se recomienda consumir este aminoácido.

New Call-to-action

¿Por qué es tan importante la glutamina?

La glutamina es un aminoácido indispensable en una serie de funciones del organismo. Aquí proponemos algunos ejemplos:

  • Tiene funciones estructurales como aminoácido constitutivo de proteínas, y de forma importante en el mantenimiento del tejido muscular.
  • Es importante en la formación del amonio en el riñón, por el manejo del nitrógeno, pasando la glutamina a amonio y glutámico, por lo que tiene un importante papel en el control del nitrógeno.
  • Se puede utilizar por el ciclo de Krebs como fuente de energía, que en ciertas situaciones puede ser altamente útil como sucede en pacientes críticos, quemados, en los cuadros de isquemia…
  • Ayuda energéticamente al sistema inmunológico, por lo que es capaz de mejorar su rendimiento.
  • Ha demostrado sus importantes funciones en la mejora de la función de la mucosa intestinal, en particular en las enfermedades intestinales inflamatorias crónicas, y de forma general, en los procesos digestivos. 
  • Posee efecto sobre la mucosa gracias al efecto que tiene sobre la respuesta inmune, al intervenir en su regulación y función. Permite regular a la baja los procesos de fibrosis, secundarios a los fenómenos inflamatorios crónicos, además de ser un importante sustrato energético de la mucosa intestinal. 

¿Debemos añadir glutamina a la dieta diaria?

La glutamina la vamos a encontrar en múltiples productos de consumo diario que contengan, claro está, proteínas en su composición.

 Por lo que no es necesario la adición de glutamina de forma rutinaria en nuestra dieta.

¿Cuándo deberíamos consumir glutamina?

Existen ciertas circunstancias en las que, sí, puede ser útil el consumo de glutamina. En varios procesos se ha visto que es eficaz el empleo de la glutamina. Por ejemplo, si vamos a someter al organismo a una carga intensa de ejercicio los complementos de glutamina pueden ir muy bien para recuperarse de la sobrecarga por el ejercicio. Por esto, aquellas personas que realicen ejercicios intensos, en los que pretendan hipertrofia muscular, se recomienda su uso.

En situaciones en las que nuestro sistema inmune se vea sometido a una sobrecarga importante, por ejemplo, en un proceso infeccioso o una hospitalización por cirugía, la glutamina servirá de apoyo energético para las células inmunes.

También se puede emplear en las alteraciones del tubo digestivo, puesto que es una fuente de energía fundamental para las células de la mucosa intestinal, además de reducir la inflamación y el daño de la mucosa.

Muchas son las células que emplean la glutamina como fuente de energía, además de las funciones en el transporte del nitrógeno. Pero, en el caso que se quiera consumir la glutamina por medio de la aportación extra, es importante que se realice bajo la supervisión de un profesional para que nos resuelva las posibles dudas que nos puedan surgir.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.