Terapias del mar

Mucosa intestinal: nuestra línea de defensa contra las enfermedades

La mucosa intestinal juega un papel fundamental en mantener el equilibrio entre medio externo y representa nuestra línea de defensa contra las agresiones. Descubre más sobre la mucosa intestinal y sus funciones a continuación.

New Call-to-action

¿Qué es la mucosa intestinal?

El intestino forma parte del tubo digestivo, lo encontramos tras el estómago y se divide en intestino delgado y el intestino grueso. A su vez, el intestino delgado se subdivide en una porción proximal denominada duodeno, seguido del yeyuno y terminando con el íleon.

Luego encontramos el intestino grueso, en el que encontramos una porción ascendente, una transversa, seguida del sigma y del recto.

La mucosa intestinal es una capas constituida por células que se encuentra en la cara interna del intestino, tapizándolo. Es la porción que se proyecta hacia la luz intestinal, y es la encargada de la absorción de los alimentos y de los mecanismos de protección.

La mucosa intestinal se compone histológicamente por tres capas:

  1. Epitelio
  2. Lámina propia
  3. Muscular de la mucosa

Estas capas son dispuestas de forma que se garantice una absorción óptima, minimizando los riesgos del paso de sustancias tóxicas.

Función de la mucosa intestinal

La función principal del intestino es la de absorción de los nutrientes tras la digestión enzimática. Es en su porción proximal donde se absorben los principios inmediatos, mientras la distal está más especializada en la absorción de agua y electrolitos.

Otra de las funciones del intestino es la regulación de las respuestas inmunes, es decir, que tiene capacidad de modular la función de nuestro sistema defensivo.

Todas estas capacidades que tiene el intestino se centran en la mucosa intestinal, de ahí su importancia y la necesidad de que esta se encuentre en perfecto estado.

Moco y mucosa intestinal

El moco producido por el intestino, compuesto por una doble capa, es fundamental para su correcto funcionamiento. Gracias al moco el intestino es capaz de:

Se ha demostrado que las mucinas intestinales tienen importantes implicaciones en la respuesta inflamatoria, pudiendo estar implicadas en los mecanismos de regulación en asociación a las células dendríticas.

El ISM del Monte Sinai en Nueva York, junto con otras instituciones, según los investigadores cito; “Las propiedades farmacológicas naturales de la mucosidad pueden proporcionar prometedoras formas complementarias en el tratamiento de las EII”.

No obstante, son necesarios más estudios para valorar la magnitud y las implicaciones que tiene la producción del moco en los mecanismos inflamatorios y las enfermedades derivadas.

Mucosa intestinal y función inmune

En la mucosa intestinal encontramos cerca del 80% de la celularidad inmune de nuestra economía. Pensemos que es una línea defensiva frente a una cantidad ingente de agentes patógenos, alérgenos y toxinas que tiene que ser neutralizadas, de forma que el sistema inmunológico de la mucosa intestinal debe estar en plenas condiciones para una correcta función.

Uno de los elementos más importantes, junto con la producción del moco, es la importancia que tiene la microbiota intestinal

Esta microbiota es el gran asistente del sistema inmune, además, tiene como función dificultar la colonización de la mucosa por parte de microorganismos patógenos.

Tanto el moco producido por la mucosa intestinal como la microbiota son hoy día campos de estudio, por los que se intenta determinar las implicaciones que tienen sobre la inflamación y las enfermedades relacionadas, con el objetivo de establecer medidas preventivas que puedan reducir los efectos inflamatorios manteniendo un intestino sano.

New Call-to-action

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 4,50 de 5)

Deja un comentario

No se atenderán consultas médicas *

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.